Bomberos Forestales

 

El Cuerpo de Bomberos y Bomberas Forestales es la dependencia del Instituto Nacional de Parques encargada de la prevención y atención de emergencias de carácter civil en los Parques Nacionales, Monumentos Naturales, Parques de Recreación y otras Áreas Bajo Régimen de Administración Especial,  la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela contempla que el servicio de bomberos forma parte de los órganos de seguridad ciudadana y su prestación esta definida por la Ley Orgánica del Servicio de Bomberos y Cuerpos de Bomberos de 2015.

 

Las actividades de prevención y combate de incendios forestales y atención de emergencias tales como búsqueda, rescate y atención de lesionados se desarrollaron de manera estructurada en los Parques Nacionales del país, desde los años 60, contratándose cuadrillas de obreros para cumplir estas labores en conjunto con los Guardabosques existentes, a partir de la creación del Instituto Nacional de Parques y la adscripción de la administración de los Parque Nacionales a este, es cuando se conforma en la década de los 80 , el Programa Especial de Incendios Forestales, Búsqueda y Rescate, el cual se empieza a desarrollar para cubrir emergencias en los tres parques más emblemáticos para el momento: Waraira Repano (para entonces denominado El Avila), Sierra Nevada y Henri Pittier. El programa sigue funcionando bajo la base de cuadrillas de personal obrero, con adiestramiento en servicio y personal técnico para cumplir funciones administrativas y supervisorias, a la par se desarrollan infraestructura de presupresión y facilidades para el combate de incendios forestales, fundamentalmente en el Parque Nacional Waraira Repano, por su proximidad a la ciudad de Caracas y la alta sensibilidad de la población capitalina a este pulmón vegetal, allí se establecen más de 23 km lineales de Cortafuegos y una red de 80 Km de tuberías contra incendios , abastecidas por diques y tanques en las principales quebradas de la vertiente Sur, frente a la ciudad Capital.

 

Con la llegada de la Revolución Bolivariana , el Comandante Presidente Hugo Chavez Frias, en el marco de las competencias delegadas por la Asamblea Nacional, promulga en 2001, el Decreto con Fuerza y valor de Ley de Cuerpos de Bomberas y Bomberos y Administración de Emergencias de Carácter Civil, la cual sienta la bases para la organización solida del servicio de bomberos en el país, reconoce y define las especialidades bomberiles, entre ella la FORESTAL, en consecuencia en el seno del Instituto Nacional de Parques se genera la necesidad de adecuar desde todo punto de vista el existente Programa Especial de Prevención Incendios Forestales, búsqueda y rescate al marco de la nueva ley, impulsándose desde entonces un intenso proceso de debate y planificación para transformar el mencionado Programa en el futuro Cuerpo de Bomberos Forestales. Siendo el primer paso el de adiestramiento y formación requerido para obtener la Certificación de cada individuo como Bombera o Bombero, conforme a la ley vigente para el momento. Este proceso se lleva a cabo con el acompañamiento del Cuerpos de Bomberos del Edo. Bolivariano de Miranda y del Cuerpo de Bomberos Universitarios de la UCV, con quienes se certifican las dos primeras promociones en 2005 y 2007 respectivamente, alcanzándose la cantidad de 61 efectivos con certificación de Bombero o Bombera.

 

Seguidamente avanza el proceso de fortalecimiento del Cuerpo , lográndose para 2011 la aprobación del Reglamento de Funcionamiento del mismo, aprobado por la Junta Directiva del INPARQUES. Para el momento se contaban con siete (7) instalaciones que fungían como Estaciones de Bomberos Forestales, pudiendo ofrecer el servicio en 14 áreas del Sistema Nacional de Parques, posteriormente en 2014, el Ejecutivo Nacional aprueba recursos para incrementar el recurso humano y equipamiento del Cuerpo, iniciándose el proceso de adiestramiento y especialización para incorporar 101 nuevos bomberos, así como la adquisición de herramientas y equipos para cumplir las labores inherentes al servicio bomberil forestal.

 

Para 2017, el Cuerpo de Bomberos Forestales cuenta con:

  1. 164 efectivos en servicio
  2. 14  Estaciones de Bomberos Forestales
  3. 27 de los 44 Parques más visitados atendidos por el servicio de bomberos
  4. Conformación de siete (7)  de  Brigadas Forestales Comunitarias
  5. Conformación de tres (3) núcleos de la Brigada Juvenil del Cuerpo de Bomberos Forestales
  6. Estructura operativa  y de coordinación regional con arreglo a las  REDI y REDAN, adoptadas por los diferentes organismos de seguridad ciudadana..
  7. Participación en dispositivos especiales tales como Carnavales, Semana Santa y Vacaciones Seguras.
  8. Participación en Misiones de Apoyo Operacional en diferentes países de la Región, así como en Seminarios Internacionales sobre Incendios Forestales.
  9. Más de 5 mil servicios de emergencia en el sistema nacional de Parques atendidos anualmente.
  10. Articulación directa con más de  478 voluntarios de diferentes organizaciones  a nivel nacional.

 

Desde 2014 el Cuerpo de Bomberos Forestales ante los nuevos retos y paradigmas que genera el Cambio Climático Global en lo que respecta a Incendios Forestales ha formulado e implantado una nueva doctrina institucional, que le permita responder adecuadamente a las exigencias actuales y futuras, esta doctrina se basa en los siguientes principios:

  • ENFOQUE PREVENTIVO COMUNITARIO: El bombero forestal se formara bajo la premisa de la prevención y la gestión comunitaria de las emergencias como la mejor vía para garantizar la protección de las vidas humanas y el patrimonio natural del país.
  • FORMACIÓN Y ADIESTRAMIENTO INTEGRAL:  El bombero forestal deberá contar con el adiestramiento técnico, físico y psicológico que le permita desarrollar sus actividades con eficiencia, eficacia y seguridad en las condiciones mas adversas que se puedan dar en cada tipo de operaciones
  • CONOCIMIENTO DEL TERRENO: El conocimiento de la topografía y el combustible forestal es fundamental para éxito en la operaciones de control por tanto las actividades de reconocimiento serán actividades regulares en todas las áreas
  • CONTINUIDAD DEL COMBATE La continuidad de las operaciones es fundamental para reducir la superficie afectada por el fuego, para ello se deberán establecer tantos CAMPAMENTOS DE AVANZADA como sea necesario en razón de los frentes de trabajo que se atiendan, los campamentos se ubicaran en área segura lo mas próximo al frente de trabajo, contando con los recursos logísticos mínimos para pernocta y alimentación, permitiendo el desarrollo de operaciones nocturnas aprovechando las mejoras en las condiciones meteorológicas
  • LIQUIDACIÓN EXTENDIDA Y MINUCIOSA: la ejecución de una etapa de liquidación con la misma importancia, respaldo y recursos que la etapa de control es fundamental para evitar el reinicio, la guardia de cenizas se extenderá mientras persistan puntos calientes