Prensa Inparques / Puerto La Cruz, 13/11/2017.- El sector marino oeste del Parque Nacional Mochima abarca diversos paisajes que impregnan de magia y encanto a los turistas que se adentran en algunas de sus bahías, islas, golfos o ensenadas. Playa El Faro no es la excepción, gracias a sus maravillas naturales y exuberante diversidad biológica es catalogada como una de las playas más famosas del oriente venezolano.

Esta área recreativa, administrada por el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea), se encuentra ubicada en la isla Chimana Segunda, a tan sólo 25 minutos del muelle de la Cruz y el Mar, en el municipio Juan Antonio Sotillo.

Ambiente familiar y armónico

Un lugar majestuoso en el oriente venezolano

El Faro constituye una hermosa playa que ofrece un espectacular paisaje de tranquilas y cristalinas aguas, con arena blanca. Desde su parte posterior pueden observarse los acantilados y una caverna submarina, una formación geológica conocida como la Cueva del León, esto se debe al choque de las olas con las rocas de donde emerge un sonido parecido a un rugido de este feroz felino.

Su nombre hace alusión a que posee un viejo faro desde donde los usuarios suelen tomar fotografías bajo la supervisión de los miembros del Cuerpo Civil de Guardaparques, quienes custodian toda el área. Es ideal para que la familia disfrute de un día relajante y armónico gracias a los servicios que prestan los concesionarios existentes, tales como restaurantes, sanitarios, artesanía, alquiler de toldos y sillas.

Esta playa también es perfecta para los amantes del buceo, ya que sus arrecifes coralinos propician la observación de gran afluencia de peces de colores, estrellas de mar, erizos, entre otros. Asimismo, la fauna preponderante abarca desde iguanas y lagartijas, pasando por serpientes tragavenado y casacabel hasta gaviotas y pelícanos.

Para quienes deseen adrenalina también hay espacio para el turismo de aventura, a través de una interesante ruta de senderismo.  El Faro es un perfecto escenario donde convergen lanchas y yates, que anclan en sus aguas a disfrutar de la grandeza del lugar.

Al igual que todas las islas de Mochima aplican prohibiciones generales destinadas a conservar este espacio natural, dentro de las más relevantes destacan la prohibición del daño o comercio sobre las especies animales o vegetales, fogatas, caza, contaminación a través de envases de vidrio, entre otras.

Prensa Inparques / Texto y fotografías: Natalia Chanchamire