Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Inparques / La Asunción, 09/04/2018.- El golpe de Estado consumado el 11 de abril de 2002 contra el gobierno legítimo y democrático del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías fue un acontecimiento que puede ser narrado en tres actos: el antes, durante y después de una ofensiva mediática sin precedentes en el mundo, donde se buscó no solo legitimar internacionalmente una dictadura, sino condenar a sectores humildes de la sociedad sin ninguna averiguación seria ni creíble y secuestrar no solo a un presidente, sino a un gran líder de la Patria Grande.
Los hechos
La oposición venezolana organizó una protesta en Caracas, que luego degeneró en una marcha que pretendía llegar hasta el Palacio de Miraflores y exigir la renuncia del presidente Hugo Chávez bajo varias premisas (“cubanización” del país, desconocimiento de la propiedad privada, derogación de la Ley de Tierras y las 49 leyes habilitantes, “gobierno dictatorial”, defensa a ultranza de la meritocracia en la empresa petrolera del Estado, entre otras excusas típicas esgrimidas por la Derecha latinoamericana en buena parte del siglo XX); esta acción nunca logró su objetivo, motivado al cinturón de seguridad que el mismo pueblo de Caracas levantó en torno a la sede del Gobierno, así como a los organismos policiales y militares que se interpusieron entre ambos contingentes.
Los antecedentes inmediatos de estos sucesos los podemos situar en la huelga general convocada por la central empresarial (Fedecámaras), apoyada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), el día 10 de diciembre del 2001. Como nos precisa el ex – embajador de Cuba en Venezuela Germán Sánchez Otero, en su libro “Abril Sin Censura”: “La fecha fue seleccionada porque ese día Chávez promulgaría la Ley de Tierras, en la simbólica Santa Inés de Barinas, sitio donde Ezequiel Zamora librara su victoriosa batalla a mediados del siglo XIX e hiciera temblar a los oligarcas de entonces”.

El 7 de febrero del 2001, se suma otro hecho no menos importante en el desenlace de esta historia, el diario venezolano El Nacional organiza un foro en el que el coronel de aviación Pedro Luis Soto pide públicamente la renuncia del Presidente, afirmando además que lo hacía en nombre del 80% de la oficialidad; también, las declaraciones del capitán de la Guardia Nacional Pedro José Flores. Con estas dos deserciones militares, se iniciaría el llamado “goteo militar”, conformando “el show de Plaza Francia” ya en el mes de marzo, con un grupo de militares activos y retirados, que buscaban socavar las bases morales y disciplinarias de la institución castrense.

A 16 años del Golpe de Estado que quiso acabar con la naciente Revolución Bolivariana.

A los tres meses de la convocatoria a huelga, el 11 de abril de 2002, los dirigentes opositores y parte de la nómina mayor de Petroleros de Venezuela S.A. (Pdvsa), convocaron una marcha en los sectores caraqueños de Parque del Este ( Hoy Parque Generalísimo Francisco de Miranda) y Pdvsa Chuao, luego desviada intencionalmente hacia al Palacio de Miraflores.
Así, en las proximidades del Palacio de Gobierno, comienzan a caer las primeras víctimas por disparos de francotiradores, estas víctimas y otras en el centro de Caracas, serían usadas por el grupo de golpistas para emitir unos videos grabados, con un pronunciamiento militar, donde se exigía la renuncia del presidente.
El canal de televisión del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), fue sacado del aire en horas de la noche del 11 de abril y el paradero del Presidente Chávez se desconocía. Pero en la madrugada del 12 de abril, el Alto Mando Militar venezolano anuncia, a través de su vocero principal, el General en Jefe Lucas Rincón Romero, que le habían solicitado la renuncia a Chávez, y que éste la había aceptado, lo que nunca fue tal, como lo evidencia la carta que escribe el Presidente Chávez estando retenido en Turiamo.
En los instantes siguientes, el Presidente Chávez era detenido y trasladado inicialmente al Fuerte Tiuna, ubicado en el sur de Caracas, para luego ser enviado primero a la base naval de Turiamo y luego a la Isla de La Orchila. Ese día,  12 de abril, se autojuramentó el dictador Pedro CarmonaEstanga como presidente interino y deroga la Constitución Bolivariana aprobada por el pueblo en 1999.
La participación de los medios
Siguiendo las indicaciones del “manual del golpe de estado”, los medios de comunicación impresos, radiales y televisivos, estuvieron  transmitiendo informaciones sesgadas y tendenciosas, allanando el terreno para que la opinión pública nacional asumiera el golpe de estado en ciernes como un acto natural y razonable. En vísperas de la marcha que precedió al golpe, algunos medios incluso habían titulado: “La Marcha Final”, “Todos a Miraflores”.
En medio de la situación ya tensa de la mañana del 11 de abril, el Comandante Chávez, envía un mensaje a la calma a través de una cadena de radio y televisión, mientras tanto los medios de comunicación decidieron dividir la pantalla, mostrando imágenes del caos generado por los primeros disparos de francotiradores y las personas corriendo y gritando en el centro de Caracas.
Durante las horas de la efímera dictadura, mientras los organismos represivos y las hordas de simpatizantes de la derecha, perseguían a los líderes sociales y políticos vinculados con el gobierno del Presidente Chávez, los medios de comunicación transmitían en la televisión películas y series infantiles, como si nada estuviese pasando. Fue tal la implicación de los medios privados, que en un conocido programa de la televisora Venevisión, una de las personas vinculadas al golpe de Estado daba las gracias, públicamente, a los canales de televisión privada por su aporte al mismo.
El 12 de abril de 2002, el diario venezolano El Universal titulaba una de sus noticias de esta manera: “El último crimen de un dictador”, dando por seguro que manifestantes afectos al gobierno, así como la Guardia Nacional y efectivos de Casa Militar, habían disparado “contra venezolanos inermes, armados de una bandera y una pancarta”, para evitar que la marcha opositora llegase al Palacio de Miraflores.
Desde entonces, el esfuerzo mediático nacional e internacional de estos oligopolios de medios, no han cesado en su empeño para justificar ese golpe de Estado y criminalizar a todos los héroes. Desde entonces, los medios de comunicación ligados a la derecha nacional e internacional, no han cesado en su empeño en desdibujar la realidad de estos acontecimientos.
Consecuencias
En la memoria colectiva se recuerda al dictador Pedro Carmona Estanga, con el remoquete de “Pedro El Breve”, porque la furia desatada del Pueblo no permitió que su reinado del terror, durase más de tres días. Aunque breve, las consecuencias de esta dictadura han sido infinitas.  El Golpe de Abril de 2002 fortaleció la conciencia revolucionaria y la unidad del pueblo venezolano.
Las palabras de Carlos Marx: “La revolución necesita para avanzar, el látigo de la contrarrevolución”, se harían realidad en Venezuela luego de este golpe de Estado; gran parte de las políticas de carácter socialista del gobierno del Presidente Chávez vieron la luz posterior a esta fecha, tales como el Sistema de Misiones, la reconfiguración de las fuerzas políticas, la creación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), los planes educativos que democratizaron el acceso a la educación universitaria, creando nuevas unidades bajo nuevos enfoques; la construcción de más de un millón de viviendas dignas, la creación de la tan necesaria Milicia Bolivariana, la Reforma Policial, entre muchas otras decisiones y acciones posteriores a abril de 2002.
La familia del Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea), recuerda esta fecha año tras año para evitar que se repita, que ningún grupo de oligarcas ose nuevamente horadar la Patria de Bolívar, sus instituciones, su sistema democrático y su novedosa Revolución Bolivariana y Socialista.
Un testimonio desde Inparques
Al geógrafo Gilberto Figueroa, técnico Inparques de la región Nueva Esparta, por entonces director regional encargado, le tocó defender esos días uno de los puntos más estratégicos de la nación: la zona de antenas de comunicación del Cerro Palma Real, del Parque Nacional Cerro El Copey, en el municipio Arismendi de la entidad. En este lugar, el “Comando Sur” (United States Southern Command, (UsSouthCom), mantenía unos radares de vigilancia, al mando de la DEA (Drug Enforcement Administration).
En sus palabras nos relata: “El 11 de abril de 2002, las instalaciones del Ministerio del Ambiente fueron tomadas por la Guardia Nacional, todos los funcionarios de Guardería Ambiental de la época se voltearon, se unieron al golpe. De hecho, al director del ministerio, Luis García, no lo dejaban ingresar a las instalaciones ministeriales”.
Pero el geógrafo Figueroa (hoy coordinador encargado del Monumento Natural Laguna de Las Marites), nos aporta más información de esos inquietantes días: “A mí, el director general de Inparques de la época me ordenó subir hasta las antenas para sacar del aire la señal del canal RCTV y otros canales golpistas, que habían violado las normativas de Conatel en medio de las acciones de la marcha hacía Miraflores (…) Esta medida había sido confirmada en reunión extraordinaria con el entonces secretario de gobierno del gobernador Alexis Navarro, el profesor Leopoldo Espinoza Prieto. Me dirigí hasta el Parque Nacional Cerro El Copey, con nuestro siempre recordado bombero forestal Paul Tietz, para cumplir con esta orden, y cual no fue nuestra sorpresa que los guardias nacionales destacados en la zona se nos habían adelantado, habían subido hasta el Cerro Palma Real con una comisión estadounidense de la DEA, para tumbar la señal de VTV”.
Prosigue el vivido relato de Figueroa: “Al regresar, le ordenamos a los vigilantes de nuestra sede de Inparques, que ocultaran las escopetas decomisadas en los procedimientos por caza ilegal, y que el personal administrativo guardara los documentos de los decomisos, para evitar que los esbirros de la dictadura de Carmona Estanga nos acusasen de organizar grupos armados en medio del caos total que se vivía durante esas horas”.
Muchos héroes anónimos y no tan anónimos tuvo este acontecimiento, un desenlace que para fortuna de la Patria y de todos nosotros los venezolanos, terminó con la rebelión popular que exigía la restitución al poder del presidente electo democráticamente: Hugo Rafael Chávez Frías.
Amor con amor se paga, y el día 13 de abril el pueblo de Venezuela inundó las calles de amor, de amor a su líder, a su democracia y a su revolución.
Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Inparques / José Urbina

Noticias Relacionadas