“Yacambú significa Boca Grande, es una palabra de nuestros aborígenes los Jiraharas, también se dice que significa Dama Hermosa, Tierra Santa o Tierra Negra, el Parque Nacional Yacambú fue creado el 12 de junio de 1962, con el número de decreto 771 y apareció en la Gaceta Oficial 26 mil 873 al día siguiente”, detalló Juan Bautista Giménez Martínez, conocido en la población adyacente de este Parque como “Juan Palote”, guardaparques por 27 años y quien afirma es “dueño del lugar”, por su amor y compromiso en la protección de dichas áreas.

 

El Parque protegido por el Instituto Nacional de Parques (Inparques) ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea), abarca los municipios Jiménez, Andrés Eloy Blanco y Morán al suroeste del estado Lara y el municipio José Vicente Unda del estado Portuguesa. El 14 de abril de 1.976, se amplía por primera vez su superficie original, hasta alcanzar las 14 mil 580 hectáreas, mediante el decreto mil 520, teniendo como propósito la protección y el resguardo de especies en vías de extinción, así como importantes nacientes de aguas ubicadas en la cuenca del Río Yacambú.

 

Posteriormente, a través del decreto 3 mil 222 del 13 de enero del año 1999, se incorporaron en segunda ampliación 12 mil 336 hectáreas, alcanzando un total de 26 mil 916 hectáreas, que hoy hacen al Parque Nacional Yacambú.

 

Juan narró que durante su labor en las instalaciones del Parque Nacional, se dio acceso a los estudiantes, “se llevó a los liceos, escuelas y universidades, charlas e invitaciones a esa juventud para que vinieran a ayudarme a hacer el mantenimiento y recuperación de las áreas verdes y del sendero” destacó.

 

El guardaparques también señaló que en la década de los 70 las áreas del Parque fueron tomadas por el ejército de la época, quienes se dedicaron a perseguir a los guerrilleros que defendían la causa revolucionaria y que iban contra las medidas neoliberales que ejecutaba para entonces el gobierno de Rafael Caldera.

 

Sin embargo, Juan no decayó en su labor como protector de este Parque Nacional, y se dedicó junto a sus compañeros a resguardar este majestuoso lugar, uno de ellos fue José Guadalupe Díaz Castillo, trabajador del parque por 28 años, época en la que hacían los recorridos a caballo, “en esos años los guardaparques inspirábamos respeto, éramos una autoridad y la gente cumplía con las normas de cuidado que nosotros dábamos” dijo.

 

Ambrosio Lucena también formó parte del cuerpo de Guardaparques y contó que durante varios meses hizo guardias completamente solo, pero aseguró que estaba acompañado por el espíritu de la montaña.

 

Es de resaltar que el Parque Nacional Yacambú, cuenta con una flora extensa con especies como el Indio desnudo, cedro, guamo, majagua, cucharo, yagrumo, bucare, huesito, guayabito, bromelias, orquídeas, palmas, helechos árborios y chaparro, entre la fauna se puede encontrar al venado, jaguar, lapa, picure, oso frontino, zorros, conejos, báquiros y paujíes.

 

Los Ríos Yacambú, Tocuyo, Portuguesa y las quebradas La Negra, Blanca, Los Puentes, El Bajo se encuentran dentro de este espacio, asimismo, el parque tiene una temperatura promedio de 20º centígrados con variaciones altitudinales que van desde los 300 metros hasta los 1.400 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m)

 

Para este 12 de junio, se tiene preparada la celebración de los 56 años, en la estación de El Blanquito, con una ponencia por parte de los guardaparques con mayor trayectoria en el lugar, así como un recorrido por sus áreas y la proyección de un video documental, que narrará la historia del Parque Nacional Yacambú.

Prensa Inparques Lara / Bárbara Rodríguez

Noticias Relacionadas