Ubicado dentro de la cadena oriental de la Cordillera de la Costa, el imponente Parque Nacional Mochima resalta la majestuosidad de la región nororiental venezolana con sus 94 mil 935 hectáreas de extensión entre los estados Anzoátegui y Sucre por sus bahías, playas, islas, golfos y ensenadas de grandes maravillas naturales, además de su exuberante diversidad biológica.

Fue declarado parque nacional el 19 de diciembre de 1973, bajo el decreto número 1.534, con el objetivo de preservar los paisajes representativos de la zona, entre los que resaltan ecosistemas de arrecifes, coralinos, (octocorales, cerebros y de fuego) praderas de thalassia, valles estrechos, islotes y manglares.

El sector oeste del parque está  ubicado entre las ciudades de Barcelona, Puerto la Cruz y Guanta, dentro de lo que se conoce como la Bahía de Pozuelos de Anzoátegui, ocupando una superficie de 37  mil 132 hectáreas; lo que representa el 61 por ciento de su superficie total. Dentro de las islas que lo conforman destacan: Chimana Grande, Chimana Segunda, Chimana del sur, Chimana del Oeste, La Borracha, El Mono, Cachicamo y Picúa Chica.

Su relieve se caracteriza por ser accidentado, con zonas montañosas de bosques tropicales de tipo espinoso, húmedos y secos, perfiles costeros escarpados con estrechos valles y faldas montañosas que caen a la costa, playas arenosas y manglares. Gozando de un clima semiárido y desértico (de mayor evaporación y poca precipitación, típico del litoral venezolano) y dos estaciones: Una seca extendida desde enero a mayo y otra lluviosa desde junio a diciembre.

Su variada vegetación en gran parte es xerófila (yaqué, melón de monte, cactus) aunque también cuenta con especies capaces de adaptarse al suelo salino como: Clemont, uva de playa, cocotero, almendrón, olivo, zapatico de la reina y guaritoto.

Por su parte, la fauna está integrada por animales terrestres como iguanas, lagartijas, víboras e insectos; en cuanto a la avifauna se encuentran pelícanos, golondrinas, tijeretas de mar, murciélagos, zamuro, entre otros. Además habitan en sus aguas peces coloridos como el pez loro, pez globo y delfines.

Parque Nacional Mochima

Ecosistemas marino-costeros: arrecifes coralinos, praderas de fanerógamas marinas y manglares; y terrestres: bosques secos, húmedos y nublados. La vegetación es variada debido a las condiciones ecológicas de los ambientes marino-insulares, litorales y montañosos. Contiene paisajes submarinos colonizados por praderas de Thalassia, comunidades de manglares en litorales y en su desarrollo continental formaciones vegetales correspondientes a monte espinoso tropical, bosque seco tropical y bosque húmedo tropical.  En la zona marino-insular predominan los herbazales halófitos y los herbazales psamófilos en las reducidas playas de las islas, así como otros tipos de vegetación de carácter propiamente marino como el fitoplancton, las macroalgas y las fanerógamas.  En el ambiente litoral se puede observar a lo largo de la costa bosque muy seco tropical, herbazales halófilos, herbazales psamófilos, espinares y cardonales y manglares. En la zona montañosa la vegetación varía según la altitud. En las bajas vertientes la vegetación es de bosques de bajo porte y deciduo. Entre los 500 y los 800 m de altitud predominan los bosques semi deciduos. En alturas superiores se observan bosques siempre verdes y bosques nublados.

Flora

En el parque existe una variada de vegetación en donde predominan cactus, arbustos, helechos y orquídeas encontrándose árboles de mayor tamaño en la zona más alta del parque. Parte de la flora la conforman los mangles, hierba de vidrio (Salicornia fruticosa, Sesuvium portulacastrum y Batis marítima). Se pueden conseguir también cactáceas como el guamacho, leguminosas como el cují yaque y el dividive.

Fauna

La fauna es también muy rica en especies, predominando las aves, las tortugas marinas y otros reptiles tales como iguanas, lagartos negros, serpientes, además de una gran diversidad de peces. Los mamíferos más destacables por su importancia son: el delfín común, ballena arenquera, venado caramerudo, cachicamos, lapas, conejos, jaguares, zorros y monos capuchinos. Se pueden observar aves como gaviotas, pelícanos, paraulatas, palomas, guacharacas, ranas venenosas Arletteras y conotos.

Geología

En el parque se observan formaciones geológicas del cretáceo: Barranquín y El Cantil. En el primer caso se trata de areniscas duras, que afloran principalmente en los relieves que rodean a la bahía de Santa Fe y de Mochima. Suelen encontrarse también calizas y lutitas. En el caso de la formación El Cantil se refiere a calizas macizas arrecifales, con intercalaciones de areniscas y lutitas en oportunidades, que se observan principalmente en la zona montañosa.

Geomorfología

En el sector continental el relieve es accidentado y da origen a perfiles costeros escarpados con estrechos valles y faldas que caen abruptamente a la costa. En el área marina se observan litorales rocosos, playas arenosas, manglares, islas, islotes y fondos marinos. Posee una extensa línea costera que proporciona a todo lo largo un efecto indescriptible por sus contrastes.

Vegetación

Herbazales litorales halófilos y psomófilos. Arbustales xerófilos litorales. En el área marina se dastacan los manglares costeros, el manglar rojo Rhizophora mangle, el negro Avicennia nitida y botoncillo Conocarpus erectus y las praderas de fanerógramas en el espacio submarino, como la Thalassia testudinum y Ruppia Marítima, importante refugio de peces, aves y alimento para las tortugas marinas.

El clima es semiárido en las zonas costeras con una temperatura promedio anual cercana a los 26,5 ºC y precipitación media anual de 250 mm en las islas y de 500 mm en la costa.  En las zonas montañosas el clima es sensiblemente diferente, predominando un clima húmedo tropical donde las precipitaciones alcanzan más de 2000 mm y la temperatura puede variar entre los 20 y los 26 ºC dependiendo de la altura. La estación lluviosa va de julio a octubre.

Hidrografía

La hidrografía está determinada por cauces cortos y drenaje radial, que en su mayoría están sujetos a variaciones estacionales. Destacan los ríos Santa Fe, Nurucual y Yaguaracual que drenan sus aguas al golfo de Santa Fe. En la vertiente norte se localiza el río Barbacoas, que desemboca cerca de la punta El Peñón y en la vertiente sur el río Colorado que desemboca en el río Neverí, lindero del parque en ese sector y el río Guaranache, en el extremo sureste.