Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Inparques / Coro, 04/09/2017.- Entre el abanico de opciones de sitios de interés que ofrece el estado Falcón se encuentra el imponente desierto de los Médanos de Coro. Caracterizado por las arenas caminantes de sus dunas activas que se desplazan de Este a Oeste y originan un cambiante paisaje, y sus  espectaculares atardeceres, el lugar cautiva a los  visitante que gustan de un turismo natural.

El parque ocupa una posición privilegiada debido a su ubicación y accesibilidad a través de la red vial con que cuenta el estado Falcón. El tramo carretero Coro – Punto Fijo permite a los visitantes desplazarse en vehículos por toda el área para disfrutar de las playas y principalmente de los médanos, considerados por algunos como la visión tropical del desierto de Sahara.

El parque nacional no solo se limita al área de las dunas, sino que ocupa todo el estrecho istmo de Paraguaná.

La entrada propia al parque se localiza en el Paseo Monseñor Iturriza del Monumento a Las Madres, donde permanentemente se cuenta con servicios al visitante, tales como visitas guiadas y vigilancia por parte del personal técnico del área protegida. A partir de este punto se pueden realizar diferentes actividades recreativas: desde el deslizamiento por las laderas de las dunas, el sand board o tabla de arena, similar a las tablas de nieve pero diseñadas para deslizarse sobre las arenas, hasta contemplar el atardecer con sus diferentes tonalidades de color.

Además de su importante paisaje, semiárido y marino-costero, el parque alberga más de 40 especies diferentes de plantas, y más de 90 de aves, así como mamíferos y reptiles. Igualmente, cuenta con una zona de interés histórico cultural y paleontológico, conformado por el Cementerio Indígena, Los Chiperos y el área cultural -religiosa Ánimas del Guasare, que complementan su atractivo natural.

Los visitantes deben asegurarse hidratación y el uso de calzado adecuado para recorridos extensos.

Este parque nacional, cuyo principal acceso es por la ciudad de Coro, capital del estado Falcón,  no solo se limita al área de las dunas, sino que ocupa todo el estrecho istmo de Paraguaná, por lo que en un recorrido por sus playas se puede apreciar su extensión hasta el sector Ánimas de Cuica o a Tacuato.

Las normativas básicas del área prohíben el paso de mascotas, buggys y motos cuatro ruedas, ya que perturban la dinámica natural de la fauna silvestre que vive en las dunas del parque. Además, se recomiendan diferentes medidas de seguridad para los visitantes como asegurarse hidratación y el uso de calzado adecuado para recorridos extensos; del mismo modo, se invita a mantener las áreas limpias para el disfrute de todas y todos y la protección de nuestro ambiente.

Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Inparques / Texto y Fotografías / Vanessa Salas