Cambio Climático: ecosocialismo como alternativa a voracidad capitalista

El cambio climático se presenta actualmente como uno de los mayores retos para la humanidad, por lo tanto, cada 24 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el Cambio Climático con la intención de convocar y sensibilizar a los pueblos, gobiernos y grandes industrias para que se sumen a la batalla por reducir las emisiones que aumentan la temperatura terrestre.

Aunque acciones individuales como el derroche de agua, la tala y la quema afectan el sistema climático de la Tierra, las transnacionales y corporaciones tienen una gran cuota de responsabilidad en esto, ya que se aprovechan de forma indiscriminada de los recursos naturales para usarlos como materia prima, sobreexplotándolos sin medir el impacto ambiental que generan.

Tal es el caso de la Selva Amazónica que ha perdido una quinta parte de su superficie debido a las actividades ganaderas y al cultivo de soja para alimentar al ganado y las aves de Europa y Asia. De igual forma, aproximadamente 13 millones de hectáreas son deforestadas anualmente en el mundo con fines comerciales, acabando así con árboles que convierten el carbono existente en la atmósfera, en oxígeno.

Investigaciones demuestran que las generaciones que han vivido estos últimos 60 años han modificado  la Tierra más rápido que todos los hombres que les precedieron. El modo de vida del ser humano también ha sido modificado en los últimos tiempos debido al sistema capitalista imperante.

Las necesidades creadas y la obsolescencia programada conllevan a que haya más demanda de productos, más producción y, en efecto, mayor generación de gases de efecto invernadero, que también se incrementa por la producción de electricidad, petróleo y otros combustibles fósiles como carbón y gas natural.

Acciones para frenar el Cambio Climático

En 1988 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conformó el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático con la finalidad de ofrecer asesoramiento científico a los gobiernos sobre este problema. Pero fue hasta 1997 que acordaron el Protocolo de Kyoto, que entró en vigencia en el año 2005, donde se fijó la meta de reducir 5,2% la emisión de gases de efecto invernadero sobre los niveles de los años 90 para el periodo 2008-2012.

Aunque algunos países cumplieron con su parte, este tratado no surtió el efecto esperado, pues los países industrializados y más generadores de gases no lo hicieron, abandonaron o simplemente no firmaron, como es el caso de Estados Unidos.

En 2008 la ONU presentó el Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD) como un mecanismo para incentivar a los países en desarrollo a contribuir en la lucha contra el cambio climático y a mantener sus bosques en pie.

Por otra parte, el Acuerdo de París enmarcado en la XXI Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP21,  que se llevó a cabo en diciembre de 2015,  establece medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los dos grados centígrados.

Este Acuerdo fue ratificado en la pasada COP23 realizada en Alemania, donde se planteó también el intercambio de experiencias y buenas acciones entre países y organizaciones no estatales para dar cumplimiento al objetivo de combatir el cambio climático, que además se encuentra entre los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Venezuela y la lucha contra el Cambio Climático

El comandante Chávez, durante la Cumbre sobre Cambio Climático de Copenhague 2009, señaló de forma tajante al capitalismo como principal responsable de la crisis climática que afecta al planeta, principalmente a los países en vía de desarrollo y más pobres. Además, exhortó a los países industrializados a asumir su gran cuota de responsabilidad en los efectos provocados por el cambio climático y a disminuir la emisión de gases contaminantes.

“Se oyen poderosas consignas que la tomo para nosotros: No cambiemos el clima ¡Cambiemos el sistema! Y en consecuencia comenzaremos a salvar el planeta. El capitalismo, el modelo de desarrollo destructivo está acabando con la vida, amenaza con acabar definitivamente con la especie humana”, dijo el comandante Chávez. Por ende, el quinto gran objetivo histórico del Plan de la Patria consiste en “contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana”, impulsando el modelo económico y productivo eco-socialista, basado en una relación armónica entre el hombre y la naturaleza.

En el Día Internacional de la Lucha contra el Cambio Climático, desde el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec), se reafirma el compromiso de avanzar en la consolidación de la Patria Ecosocialista junto al ministro Heryck Rangel y el presidente obrero Nicolás Maduro, como alternativa a la voracidad del capitalismo que pone en riesgo la vida en el planeta. De igual forma, se insta a los venezolanos y venezolanas a asumir responsabilidades individuales y colectivas en la batalla contra el cambio climático.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Inparques / Sara Ramos

San Cristóbal, 24.10.2018