Uno de los logros abanderados por el comandante eterno, Hugo Rafael Chávez Frías, es el vuelco educativo que hace 13 años le regaló a la nación, al convertir a Venezuela en un Territorio Libre de Analfabetismo.

Esta iniciativa fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) el 28 de octubre de 2005, mediante un comunicado oficial en el que confirmó el éxito del programa educativo “Yo Sí Puedo”, el cual arrancó en el 2003, y dos años después comenzó a mostrar sus primeros frutos.

El programa gratuito bajo la visión socialista, que se cristalizó mediante la Misión Robinson, le permitió al comandante Chávez abrir el abanico del conocimiento a un millón 500 mil venezolanos de todas las edades, especialmente, pobres, indígenas, privados de libertad, abuelitos y personas con discapacidad que nunca habían aprendido a leer y a escribir.

«Venezuela merece ser reconocida por el renovado vigor de sus esfuerzos en materia de alfabetización»Kofi Annam.

Al pronunciarse al respecto, el secretario general de la Organización de las  Naciones Unidas (ONU) para la fecha, Kofi Annam, no solo manifestó que “Venezuela merece ser reconocida por el renovado vigor de sus esfuerzos en materia de alfabetización”; sino que además, la nación se convirtió en un ejemplo a seguir, tras la aplicación de la que Chávez llamó “la madre de todas las misiones educativas del país”.

“Este es un ejemplo de compromiso nacional que deseo sirva de inspiración a otros, para acelerar sus acciones y liberar a sus países y al mundo en general del flagelo del analfabetismo. Con este reconocimiento Venezuela sigue cumpliendo con las metas del milenio”, señaló Kofi Annam en sus declaraciones en 2005.

La nación bolivariana alcanzó este reconocimiento también con el respaldo de la República de Cuba al aportar el método “Yo Sí Puedo”, implementado por Chávez en el marco del Convenio Integral de Cooperación Cuba – Venezuela firmada en el año 2000.

Más allá de alfabetización

La meta de quien fuese conocido como “el gigante de América”, trascendió abriendo caminos a la Misión Robinson II, con la cual quienes ya sabían leer y escribir ahora cursaban estudios desde 1ero a 6to grado de educación básica. Progresivamente se crearon la Misión Ribas, la Misión Sucre y la Misión Robinson Internacional; todas con el enfoque inclusivo y gratuito de la educación.

El éxito de estos programas sociales y educativos hoy en día es fortalecido por el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio de Ecosocialismo (Minec), desde donde también se potencia la formación integral del pueblo venezolano con talleres acerca de la biodiversidad de los Parques Nacionales, así como todo lo relacionado con el ambiente y su cuidado.

 

Prensa Ecosocialismo / Inparques/ Rossanny Salazar