Como un aporte en la lucha por detener el cambio climático y otros problemas ambientales, en el estado Anzoátegui las organizaciones sociales, junto con las instituciones han desarrollado una serie de acciones entre las que destaca el reciclaje, puntal y ejemplo a seguir a nivel nacional.

 

La interrogante inmediata surge al plantearse la relación que existe entre la basura y el desequilibrio del clima. La respuesta es que en los vertederos y rellenos sanitarios se producen gases de efecto invernadero porque no se practica la recuperación del biogás, entre otras medidas de protección al ambiente.

De acuerdo con los especialistas, entre los gases de efecto invernadero está el metano (CH4), un gas que se origina a partir de la descomposición de los desechos orgánicos con un potencial de calentamiento unas 24 veces superior al del dióxido de carbono (CO2).

Por los procesos operativos y los sistemas de disposición final de la basura, los dos gases (CH4 y CO2) se producen por millones de toneladas en los basureros de todo el mundo.

Desde los años 70 personas preocupadas por el ambiente iniciaron un movimiento que hoy en día es mundial, y que desde entonces trabaja con propuestas para frenar el incremento de los desechos y en la elaboración de planes para disponer de la basura de manera apropiada.

Política nacional

“El 2018 ha sido un año que ha generado saldo positivo en lo referente a la aplicación de la política de reciclaje en el país, la cual ha tenido un impulso desde el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec), a través de la visión del ministro Heryck Rangel”, puntualizó la titular del Minec en Anzoátegui, Katiuska Homsi, quien agregó que la recuperación de materiales reutilizables forma parte del plan de trabajo y líneas estratégicas de la institución.

“En concordancia con lo establecido en la Ley de Gestión Integral de la Basura, desde el Minec se incentiva la participación de las personas naturales y jurídicas, públicas y privadas, comunas, consejos comunales y movimientos ambientales en los programas dirigidos a fomentar la segregación clasificada de origen, la recuperación de los materiales aprovechables y la reducción de la generación de los desechos sólidos”, apuntó Homsi.

Adicionalmente, el Minec lleva el Registro de Empresas Recuperadoras en el cual deberán estar inscritas todas las personas que pretendan recuperar materiales aprovechables y además, obtener la autorización correspondiente para tal fin, pues deben cumplir con las medidas ambientales, sanitarias y administrativas fijadas en los instrumentos de control previo emitidos por la institución.

“En Anzoátegui tenemos 33 empresas recuperadoras registradas, que entre los meses de mayo y noviembre de 2018 han movilizado 438 mil 180 kilos de plástico, 750 mil 607 kilos de vidrio, 807 mil 905 kilos de cartón y 80 mil 075 kilos de archivo blanco”, dijo.

La directora del Minec explicó, que a escala mundial la gestión de los desechos sólidos se ha vuelto un problema y argumenta que la tasa de degradación de lo que se desecha es muy lenta, lo que provoca acumulaciones de basura que impactan negativamente al ambiente.

“Para tener una idea de lo que está pasando podemos tocar el tema de la basura marina que está representada por todos los elementos que no forman parte de los ecosistemas marino-costeros, y aunque todos estos desechos generan  diferentes grados de impactos los investigadores han comprobado que el plástico es el más dañino”, señaló.

Homsi sostuvo que al degradarse los polímeros alteran la calidad de las aguas, son consumidos por los peces y además forman parte de la causa de muerte de muchas especies de animales acuáticos que se alimentan con estos, y no los pueden digerir causando pérdida de la diversidad biológica y contaminación.

Comentó que organizaciones como Greenpeace, estiman que el 10% del plástico que se produce en el mundo termina en los océanos y la cifra se torna aún más alarmante cuando se toma en consideración que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), calcula que anualmente se depositan en los mares 225 mil toneladas de plástico.

“Ojo, esa basura no la genera solamente la gente que va a las playas y olvida recoger los desechos que genera. La mayoría de la basura marina tiene su origen en tierra firme y llega al mar al trasladarse por los sistemas de drenaje y cauces naturales”, detalló.

Cuando se visualiza la situación en un ámbito más regional, Homsi indica que desde el pasado mes de septiembre y en el marco del plan “Adopta una playa”, se han realizado más de seis jornadas de limpieza en los balnearios de Anzoátegui, en los que se han retirado del litoral más de 10 toneladas de basura.

“Hemos encontrado pañales, recipientes plásticos, preservativos, jeringas, bolsas plásticas, vasos, juguetes, soluciones fisiológicas usadas, restos de artes de pesca, botellas y metales, entre otras muchas cosas”, expuso.

Recientemente, en una actuación conjunta entre el Instituto Nacional de Parques (Inparques) y la Fundación La Tortuga, se participó en el varamiento de una tortuga marina y un delfín que fueron encontrados muertos, estrangulados por un hilo de nylon.

Las Mesas Técnicas Ecosocialistas

La titular de la cartera ambiental en Anzoátegui, dice que para evitar la contaminación por la basura que se generan a diario desde los hogares ha llegado la hora de tomar conciencia desde las mismas casas, con toda la familia unida, trabajando en equipo para que la clasificación de los materiales y el reciclaje se convierta en una tarea cotidiana y deje de ser una novedad.

“Para facilitar los procesos de adecuación desde los sectores vecinales, el Minec está consolidando las Mesas Técnicas Ecosocialistas (MTE), las cuales no solo van a potenciar la actividad del reciclaje desde las comunas, sino que además van a realizar otras tareas como la recuperación de áreas verdes, sitios de esparcimiento y disfrute para la gente”, expresó. Homsi.

Según cifras oficiales, en la entidad oriental se han conformado en los municipios Bolívar, Sotillo y Guanta, 59 MTE que agrupan la misma cantidad de comunas.

“Estamos hablando de 770 consejos comunales y 264 mil 576 familias trabajando el área ambiental, y con los cuales hemos realizado encuentros con nuestros técnicos de Formación para el Ecosocialismo en la sensibilización y capacitación que se requiere”, aseguró.

“Los expertos ambientales del mundo califican este tiempo en el cual vivimos como ‘la era del plástico’, un material versátil que utilizamos en nuestra vida diaria en equipos de cocina, insumos médicos, envases de alimentos, en todo”, aseveró.

No obstante, Homsi sugiere que la creatividad del ser humano debe estar dirigida a hacer plásticos más duraderos, reutilizables y que posteriormente se puedan reciclar. La reducción del consumo también es una opción y también se pueden promover iniciativas legales como leyes y normativas para regular los envases desechables y volver a los envases retornables.

La funcionaria aseguró, que desde el Estado venezolano existe una política ambiental seria y responsable, que está acompañada de una legislación que versa sobre todos los temas ambientales.

“Soy una firme defensora de la normativa y siempre he mantenido que desde el Minec estaremos prestos para cumplir y hacer cumplir la ley. Pero también soy una creyente del valor de los seres humanos y su compromiso con el ambiente”, afirmó.

Homsi sostiene que el primer cambio que debe ocurrir para mejorar las condiciones ambientales en Venezuela debe producirse en la conciencia individual, y luego ir construyendo los enlaces para fortalecer la conciencia ecosocialista colectiva

Para concluir, Homsi manifestó que en el sistema solar la tierra es el único planeta con vida tal y como la conocemos, con recursos finitos y enfrentado a graves problemas como el cambio climático.

Sobre el planeta, remató que “vamos a protegerlo, proponer acciones y ejecutarlas para que haya mucho planeta para el futuro”.

Proyecto, programa y ley

Al abordar el tema del reciclaje en Anzoátegui hay que incluir la gestión que sobre esta materia desarrolla Luis José Marcano, alcalde del municipio Bolívar.

“Barcelona es ejemplo y ciudad piloto del reciclaje como una actividad socioproductiva en favor de las comunas”, define el joven alcalde la política municipal de manejo de los materiales recuperables.

A través de los programas “En Comunas Podemos” y “Todo se Transforma”, la recién creada Empresa de Producción Social Recibar, y la promulgación de una ordenanza para promover el reciclaje, desde hace cuatro meses el ayuntamiento barcelonés consolida la ruta ecológica en los 13 ejes comunales, conformados por 38 comunas, 482 consejos comunales y 165 mil 485 familias.

“Nuestra visión es integral porque no solo estamos propiciando una transformación en la conducta de nuestros vecinos que aprenden a separar y reciclar los materiales. Estamos haciendo una gestión en favor del ambiente, además generamos recursos para lograr la autonomía económica de las comunas y flujo de caja para ejecutar mejoras en las propias comunidades”, declaró.

Marcano reveló que en sus inicios la gestión de la recuperación de materiales alcanzó las 110 toneladas, cifra que fue duplicada al finalizar el mes de noviembre, es decir que se aprovecharon unos 200 mil kilos.

“Para abril de 2019 debemos estar recolectando 2 mil toneladas de plástico, vidrio, papel y cartón por mes”, refirió el jefe del ayuntamiento de la capital de Anzoátegui quien ha informado que a través de la alianza con empresas privadas todo lo recolectado se transforma en materia prima,  y en el caso del plástico se están manufacturando productos terminados.

“Hemos mejorado las paradas del Bus Transporte Rápido (BTR), con la colocación de asientos de listones de plástico macizo, y también se están fabricando mangueras para riego y tuberías de varias medidas, todo esto con el plástico que antes llegaba hasta el vertedero de Cerro de Piedra agotando la vida útil del sitio de disposición final de desechos”, relató.

La gestión de Marcano logró que el pasado 2 de diciembre, acompañamiento de más de 3 mil personas en el Maratón 5K “Todo se Transforma”, en el cual la inscripción consistió en la entrega de 5 kilos de plástico, vidrio y cartón.

“El 4 de diciembre arrancamos con el canje de plástico por juguetes para los niños. Una actividad que se ha convertido en un ganar para la ciudad y ganar para la gente, y así seguiremos trabajando”, finalizó.

 

Juventud verde

Con tono de voz grueso, hablar pausado y actitud analítica hablamos con María Fernanda Pérez, vocera integradora de la Organización Bolivariana Estudiantil (OBE), secretaria de Trabajo Voluntario de la Federación Venezolana de Estudiantes de Educación Media (Feveem) del estado Anzoátegui, y quien se define como ambientalista.

Con tan solo 15 años de edad esta joven guanteña dice que desde muy chica cuenta con vocación de servicio, amor y respeto por la naturaleza y a la preservación del ambiente. Ríe al recordar que cuando estaba en preescolar le llamaba la atención a los demás niños cuando botaban basura en el piso.

“Ya estudiando primaria en la Unidad Educativa Sandalio Gómez, formé parte de la Brigada Integral Escolar Comunitaria que conformaba para ese entonces el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y Misión Árbol, y representé a Anzoátegui en un Encuentro Nacional de Niños y Niñas por un Ambiente Sano. Todo lo aprendido lo sigo poniendo en práctica en mi casa, en mi liceo y en mi comunidad”.

Para María Fernanda la mejor opción que tienen las personas para preservar el ambiente es cambiar la cultura de consumo. Sin titubeos añade que la clave es la transformación de la conciencia, hábitos y actitudes.

“Fuimos por muchos años bombardeados por el sistema capitalista. Comprar, desechar, botar y nuevamente comprar. Un ciclo que convirtió el planeta en un vertedero de basura”, narró.

Pérez apunta que la juventud venezolana está sumada y comprometida con el Movimiento Ambiental Mundial, y que con ideas y propuestas innovadoras, creativas, liderazgo y perseverancia, harán del planeta un mejor lugar para vivir.

“Admiro a muchas personas que han trabajado por lograr la armonía entre el ser humano y la naturaleza como Mahatma Gandhi y por supuesto el Comandante Chávez, quien dijo: ‘No cambiemos el clima, cambiemos el sistema’, y además nos dejó un Quinto Objetivo Histórico que crea el Ecosocialismo y que tiene como fin salvar a la humanidad, todos los seres vivos y a la Madre Tierra”, mencionó.

¡A reciclar!

Pérez recicla, ha reutilizado papel y cartón para hacer artesanías, y dice que este año la decoración de la navidad en su casa se hará reutilizando materiales de provecho.

“Quién dijo que hay que gastar sumas altísimas de dinero para poner la casa linda en estas navidades. Solo falta esfuerzo y dedicación, porque lo importante es compartir en familia, estar unidos. No sé quién dijo que el ‘tener’ es sinónimo de éxito. A mi juicio es más importante ‘el ser’ que ‘el tener’ y es hacia ese horizonte el nuevo sentido de la vida, que debemos crecer como sociedad”, sentenció.

“Yo pertenezco a la generación de relevo que tiene valores, respeta, trabaja, articula, que suma voluntades y se esfuerza, y que es un orgullo nacional porque planifica acciones y las ejecuta, y que tiene sobre sus hombros la responsabilidad de llevar al país hacia adelante, a través de la educación, la cultura, el deporte, el ambiente. Allí está la visión y la meta y debemos cumplirlas”, subrayó.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / UTEC Anzoátegui