Este 24 de febrero se conmemora un año más de la creación del Parque Nacional Santos Luzardo también conocido con el nombre de Cinaruco-Capanaparo, espacio protegido por el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec).

Este majestuoso lugar fue declarado como espacio recreativo en el año 1988 bajo el decreto N° 2.018, con el fin de proteger los ecosistemas presentes no solo en estas llanuras venezolanas sino también a la región amazónica, en la actualidad ocupa el cuarto lugar por ser uno de los parques más grande del país.

Esta belleza natural posee el nombre Santos Luzardo, en homenaje a Don Rómulo Gallegos (1884-1969), notable escritor y político venezolano, presidente de Venezuela en 1948, quien inspirado en la belleza y fuerza latente de esta vasta región del país, escribió en 1929 su célebre novela Doña Bárbara; una novela de un marcado realismo descriptivo en donde el autor logra plasmar la idiosincracia del llanero venezolano.

Este parque ocupa una extensión de 584.368 ha, ubicadas entre los ríos Capanaparo y Cinaruco en jurisdicción de los Municipios Pedro Camejo y Achaguas del Estado Apure, y la confluencia de ambos ríos con el Orinoco.

Igualmente, incluye un grupo de islas: La Ceiba, Playa Blanca, Tortuga, El Blurro, San Rey, entre otras. Su clima es cálido seco y se pueden distinguir dos períodos, el de sequía que va desde diciembre hasta marzo; y la época lluviosa que se presenta entre abril y noviembre.

Su relieve es plano, sobre este resaltan las Galeras del Cinaruco, una especie de lomas graníticas que se encuentran cubiertas de vegetación y están enlazadas geológicamente con la Guayana venezolana. Son una parada obligatoria para admirar y fotografiarse.

Otro atractivo turístico del parque es La Macanilla, una playa formada por agua dulce. Durante el  período de sequía el río Capanaparo baja su nivel y deja al descubierto grandes porciones de arena y es de ahí donde surge esta playa considerada la más grande de Latinoamérica.

El Santos Luzardo es poseedor de los paisajes más hermosos de los llanos venezolanos, con una gran diversidad de flora y fauna. Las Galeras del Cinaruco albergan a 57 especies vegetales, que no son habitantes comunes de los llanos venezolanos.

En la Flora se muestra una diversidad de bosques y sabanas abiertas anegadizas y no anegadizas; en los ríos y caños crecen bosques ribereños semideciduos, bosques ribereños estacionalmente inundables, destacan los bosques de galería, que se desarrollan en los márgenes de los ríos caudalosos como el Orinoco, Capanaparo y Cinaruco, presentando áreas de inundación casi todo el año.

La fauna del parque se caracteriza por la presencia de una gran variedad de especies, en el habitan 26% de los mamíferos, el 16% de las aves y el 35% de los peces conocidos en Venezuela; entre las cuales se destacan trescientas cuarenta y cinco especies piscícolas tales como el pavón Cichla ocellaris, la cachama Colossoma macropomun, el coporo Prochilodus mariae, el temblador Electrophorus electricus y bagre rayao Pseudoplatystoma fasciatum y P. trigrinum.

Muchos de los mamíferos terrestres y acuáticos requieren de protección especial por estar en peligro de extinción. Para llegar por carretera se debe seguir la vía San Fernando-Puerto Páez; por vía fluvial atravesando los ríos Capanaparo, Cinaruco y Orinoco; y por vía aérea se llega por el aeropuerto de San Fernando de Apure. Otra demostración de la magia de la naturaleza, la cual debemos proteger cuidar y amar.

Es por ello, que Inparques te invita a visitar y disfrutar de los hermosos espacios del Parque Nacional Santos Luzardo.

Prensa Ecosocialismo / Inparques / Barinas / Texto: Eleanny Patiño