Inparques conmemora 13 años del reconocimiento de la Afrovenezolanidad

El 10 de mayo de 2005 el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, reivindica la gesta heroica de nuestro prócer José Leonardo Chirinos, en honor a la insurrección de 1795, y establece que todos los 10 de Mayo se celebre el Día Nacional de la Afrodescendencia o Día de la Afrovenezolanidad.

En el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio para el Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas (Minea), celebramos los 13 años de este reconocimiento, de la mejor manera, asumiendo que somos una institución incluyente, libre de discriminación racial y presta a la atención de todas las comunidades que hacen vida en nuestros parques.

Instauración

 Ya en la nueva Constitución Bolivariana promulgada en 1999, y refrendada por el pueblo en voto universal, secreto y directo, se establecía que la República Bolivariana de Venezuela es una “sociedad multicultural y multiétnica” guiada por el principio de igualdad entre las culturas.

Conforme a lo establecido en la Constitución Bolivariana, el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, crea la Comisión Presidencial contra la Discriminación Racial en el año 2004, y al año siguiente, se propone el 10 de Mayo para celebrar tanto la rebelión de Chirinos como el Día de la Afrodescendencia o Afrovenezolanidad.

Para hacer realidad este acto de justicia histórica, el actual presidente de la República, Nicolás Maduro Moro, entonces presidente de la Asamblea Nacional, impulsa el proyecto de ley para instaurar la celebración del 10 de Mayo.

En el año 2005 se crea la Oficina de Enlace con las Comunidades Afrodescedientes del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, y el Viceministerio para Relaciones Exteriores con África.

En la Ley de Educación, promulgada en el año 2009, se reconoce la Afrodescendencia. Para el año 2011 se promulga la Ley Contra la Discriminación Racial y se crea el Instituto Contra la Discriminación Racial (Incodir). Posteriormente, en el año 2012, se instaló el Consejo Nacional para el Desarrollo de las Comunidades Afrodescendientes.

Historia

“En 1795 se concreta la insurrección del líder afrodescendiente, seguido en su mayoría por negros de la tribu de los “loangos” o “minas”, del Reino del Congo, implantando un programa revolucionario: el establecimiento de lo que llamaban la Ley de los Franceses, es decir, la República; eliminación de la esclavitud e igualdad de las clases sociales; supresión de los privilegios; derogación de los impuestos de alcabala. Derrotada la rebelión, Chirino fue capturado por las autoridades en agosto de 1795 y trasladado a Caracas, donde la Real Audiencia lo condenó a la horca el 10 de diciembre de 1796, sentencia que se ejecutó en la plaza Mayor de esa ciudad (hoy plaza Bolívar). Como escarmiento y para desalentar futuras rebeliones, la cabeza de Chirino fue puesta en una jaula de hierro que se colocó en el camino hacia los Valles de Aragua y Coro”, de esta manera es relatada la gesta de José Leonardo Chirinos, en un resumen histórico realizado por el Despacho del Viceministro para África de la Cancillería de Venezuela.

Este 10 de mayo se conmemoran doscientos veintitrés años de esta acción heroica, un movimiento de esclavizados, al mando de José Leonardo Chirinos, inspirado por los ideales de la Revolución Francesa, que acaeció en paralelo a la rebelión de los esclavos africanos en el Santo Domingo francés, hoy Haití. Una rebelión impulsada con el objetivo de eliminar los impuestos cobrados a las clases humildes.

Cabe destacar la trascendencia de esta rebelión de 1795, en la cual el héroe afrodescendiente tomó la hacienda El Socorro, y posteriormente, proclamó la “República de Igualdad”, décadas previas a las gloriosas horas de Carabobo y demás batallas resolutivas en nuestra guerra de Independencia del Imperio español. Tuvo como consecuencia inmediata, la gesta preindependentista del movimiento liderado por Manuel Gual y José María España en 1797.

José Leonardo Chirino, héroe nacional afrodescendiente, hijo de madre indígena y padre negro, es símbolo no solo de las luchas antiesclavistas y de la propia emancipación final de Venezuela de la colonia española, también es icono de integración de dos continentes, África y América.

En esta fecha no solo se recuerda esta rebelión de 1795, sino también las sublevaciones de otros grupos de cimarrones excluidos a lo largo de la historia patria, y en general, del mestizaje racial entre América y África, haciendo énfasis en la defensa de los principios de la afrovenezolanidad.

Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Inparques / José Urbina /La Asunción, 10/05/2018.-