Día Mundial de las Aves Migratorias, un vuelo necesario para el planeta

El Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular de Ecosocialismo y Aguas (Minea), cada 10 de mayo celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias para concienciar al pueblo venezolano sobre la necesidad de preservar esta especie y su hábitat.

La efeméride mundial tuvo lugar a partir de la declaración emitida en el año 2005 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en el que se estableció que el segundo fin de semana de mayo debía celebrarse; aunque fue a partir del 2006 cuando se comenzó a resaltar durante ese día la importancia mundial de las aves migratorias.

Con el Día Mundial de las Aves Migratorias, Inparques exhorta a los seres humanos a entender por qué es tan necesario para el planeta valorar el largo viaje emprendido por estos pequeños seres vivos.

De acuerdo con el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Venezuela es hogar temporal para más de 155 especies. Las Aves Migratorias realizan “viajes estacionales regulares”; de las que emprenden el vuelo el 50% muere, otras son amenazadas por la caza indiscriminada o son vulnerables ante ciertos depredadores. Ese viaje intercontinental de miles de aves hacia el trópico obedece también a la búsqueda de climas cálidos, alimento y mejor hábitat.

“Recibimos la mayor cantidad de aves migratorias desde América del Norte en los meses de octubre hasta mayo. Entre las ventajas de la migración se encuentran climas cálidos para anidar y criar los pichones y alimentación diversa en comparación con los fríos y estériles inviernos al norte o al sur”, reza una nota de prensa del ente ministerial.

El trabajo fructífero de las aves migratorias se ve reflejado en su capacidad para “mantener a los insectos bajo control en nuestra región”, además ellas “son excelentes vehículos para la polinización de miles de especies de plantas para la distribución de semillas importantes para el consumo humano y animal”.

En materia de turismo, la migración de aves e incluso su estadía temporal en Venezuela se concibe como un atractivo de la naturaleza digno de admirar, lo que nuevamente nos invita a cuidar esa biodiversidad y  a mantener los ecosistemas locales para seguir recibiendo a estos visitantes.

 

 Prensa Ecosocialismo y Aguas / Rossanny Salazar 

Noticias Relacionadas