Inparques celebra el Día de la Conservación de los Suelos

Cada 7 de julio se celebra el Día de la Conservación del Suelo, una efeméride que surgió como un homenaje a Hugh Hammond Bennet; el hombre que aumentó la producción de la tierra promoviendo al mismo tiempo su manejo adecuado y protección.

Esta premisa conservacionista y ecológica es el eje fundamental del Ministerio de Ecosocialismo (Minec) y de cada uno de sus entes adscritos. Por ello desde el Instituto Nacional de Parques
(Inparques), se promueve a diario la conservación de los suelos donde nace el 95% de los alimentos que consume el ser humano.

Por toda la vida que hay dentro de ese sistema complejo donde se desarrollan una serie de procesos químicos, físicos y biológicos, para la Revolución Bolivariana es menester cuidar los suelos y seguir canalizando la productividad agrícola de manera sostenible y adecuada
sin generar impactos negativos en la tierra.

Los suelos no solo sostienen todo el desenvolvimiento de las naciones, sino que en la tierra que pisamos también coexisten miles de especies animales e infinidad de plantas y, desde el punto de vista biológico sus beneficios son bastantes generosos con el planeta tierra y con
quienes habitamos en el.

Siguiendo las líneas de acción del ministro, Heryck Rangel, este 7 de julio es un día para, “impulsar la construcción colectiva del ecosocialismo”, concienciar a los venezolanos, y al mundo en general,
sobre el impacto negativo que tiene para cada uno de los seres vivos el uso irracional y la destrucción de los suelos; entender cómo el uso desmedido de fertilizantes llega a empobrecer los suelos y por qué la quema y tala de árboles propician la erosión de la superficie.

Desde el Minec estamos llamados como buenos ciudadanos a “consolidar la reforestación y recuperación de áreas degradadas”, fomentar encuentros educativos, comunidades, espacios públicos y hasta en instituciones la siembra de árboles; pero también a despertar esa
conciencia ecológica y amor por el medio en el que vivimos.

Actualmente, en la mayoría de las escuelas los niños, niñas y adolescentes participan en la creación y mantenimiento de huertos escolares, así como viveros en los que no solo cultivan plantas medicinales, sino también de hortalizas, tubérculos y frutas; las cuales se cosechan de manera natural y con absoluto cuidado de la tierra.

En Inparques hombres y mujeres trabajan a diario en la conservación de los suelos, de las áreas protegidas y de la biodiversidad como una forma de contribuir con la salvación del planeta y el respeto a la naturaleza.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Rossanny Salazar / Fotos/ Delta Amacuro, 04/07/2018.-
Archivo / Contacto: ecosocialismoprensa@gmail.com

Noticias Relacionadas