Este jueves 15 de noviembre, Venezuela se une a la celebración del Día Mundial del Aire Puro como una manera de rechazar la contaminación del ambiente, especialmente aquella generada por incendios forestales, vehículos y hasta gases industriales.

Esta especie de “reclamo a la humanidad” surgió de manera formal en el año 1977, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el tercer jueves del mes de noviembre de cada año los ciudadanos del mundo debían hacer un alto y tomar conciencia sobre cómo la degradación ambiental causa a su vez un daño incalculable tanto en los seres humanos como en los ecosistemas.

Por ello, con una visión ecosocialista, el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio de Ecosocialismo (Minec), anclado en el Plan de la Patria, diariamente trabaja para preservar cada espacio inculcando valores éticos ambientales en escuelas, comunidades, parques y monumentos naturales que son disfrutados por propios y foráneos.

¿Cómo ayudar?

Siendo parte del problema, los mismos seres humanos estamos llamados a cambiar hábitos para que los ecosistemas y el ambiente se mantengan a raya de la contaminación.

En esta fecha, Inparques exhorta al mundo a buscar vías alternas y caminos verdes para contrarrestar la contaminación del aire, utilizando de manera racional los vehículos; procurando no cocinar a leña o evitando la quema indiscriminada de árboles, cauchos y hasta el uso de cohetes y juegos artificiales.

En definitiva, es necesario asumir una conducta ecológica que nos invite a sumar y no ha restarle vida al ambiente, inclusive a las personas, porque hasta ahora “las muertes en el mundo por enfermedades respiratorias y cardiovasculares se han incrementado en un 10 % por la alta contaminación atmosférica de las grandes ciudades, principalmente en las naciones desarrolladas”.

Prensa Ecosocialismo / Inparques / Rossanny Salazar  

Noticias Relacionadas