Este 12 de febrero, el Instituto Nacional de Parques (Inparques) como ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec),  se une a la celebración del Día de la Juventud, en honor a todos los jóvenes que acompañaron a José Félix Ribas y Vicente Campo Elías durante la Batalla de la Victoria el 12 de febrero de 1814. Esta batalla formó parte de la Guerra de Independencia venezolana y fue decretado el 10 de febrero del año 1947, por la Asamblea Constituyente.

La batalla de La Victoria constituye unos de los hechos más resaltantes, heroicos y nobles de nuestra historia. Este día, es una fecha patria histórica que no se olvidará jamás; pues el combate que ella conmemora, no es de aquellos que fácilmente pierden su resonancia en el estruendo de las batallas trascendentales, ni que por virtud de los tiempos se confunden en la serie de prodigios sin nombre que en toda lucha prolongada sirven como de cimiento a los sucesos inmortales.

Desde ese momento se pone a prueba el patriotismo y se convoca a todo aquel que sepa manejar un fusil para que se haga soldado. El General José Félix Ribas, que había sido designado por Bolívar como gobernador militar de Caracas, también acude a ese llamado y se presta a organizar un ejército para avanzar hasta los Valles de Aragua en defensa de la república, fue de donde salió la idea de batallar y defender la nación.

El inicio de nuestra lucha emancipadora en el año 1811, tuvo fuertes contradicciones en relación a sus intereses y composición de clases, una fuerte élite mantuana monopolizaba la dirección de la lucha por la independencia y seguía reproduciendo las lógicas excluyentes de la colonia, dejando por fuera de la propuesta independentista a la mayoría de los sectores y castas que componían a la sociedad venezolana de ese momento, situación que trajo como consecuencia que la mayoría de la población viera como ajeno e incluso contrario las banderas de la república que comenzaban a levantarse en ese momento.

En nuestro país, los jóvenes siempre han sido protagonistas de distintos hechos históricos, tales como la mencionada Batalla de La Victoria,  la Generación del 28, un grupo de estudiantes universitarios que protagonizaron el carnaval caraqueño de 1928, un movimiento de carácter académico y estudiantil que derivó en un enfrentamiento con el régimen de Juan Vicente Gómez, y demás eventos que buscaban la reivindicación de derechos durante el siglo XX.

La juventud venezolana se ha caracterizado por su energía, fuerza e ímpetu a la hora de defender causas justas y luchar por el suelo que les vio nacer, y ese fervor que viene desde la época de Ribas y Bolívar, hoy en día continúa latente en sus venas.

Inparques reconoce el papel trascendental que simboliza la juventud venezolana, y por ello se une a esta conmemoración deseando que esto sirva para enaltecer el inigualable aporte que los jóvenes realizan día a día para la construcción de un mejor país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prensa Ecosocialismo / Inparques / Barinas / Texto Eleanny Patiño