En el sur de su territorio, Venezuela sorprende con ímpetu a visitantes y propios con una joya natural decretada como Parque Nacional el 12 de junio de 1962 y como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.

 

Se trata del Parque Nacional Canaima, que encierra en más de 30 mil kilómetros cuadrados una gama de imponentes tepuyes, impresionantes cascadas de agua, diversa fauna y la misticidad de pueblos originarios que aun hace vida activa en sus entrañas.

 

Protegido y administrado por el Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea),  Canaima ha plasmado a Venezuela en buenas páginas de la historia mundial; en ella reposa el Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo con 1283 metros.

 

Canaima surgió como parque nacional para que se protegieran “las nacientes del margen derecho del río Caroní, principal alimentador de las obras del Guri, así como las regiones de Apanwao (vocablo indígena originario), Roraima y Kukenan, las cuales encierran características relevantes como recurso paisajístico”.

 

La vasta extensión de este parque ubicado en el estado Bolívar lo convierte en el segundo más grande de Venezuela y el sexto parque nacional más grande del mundo, por ser una reserva natural que cuenta con tepuyes, relieves abruptos especiales y únicos en todo el mundo porque tienen mesetas de millones de años de antigüedad, con paredes verticales y cimas casi planas.

Desde su sector oriental hasta el occidental, el Parque Nacional Canaima posee 47 atractivos turísticos del país.

 

Atractivos turísticos  y ancestrales

Canaima, es un lugar alejado de la civilización y a la vez es el epicentro de vida para el pueblo pemón. Este espacio está lleno de lo ancestral de esta milenaria etnia. Para ellos los tepuyes son el hogar de los “mawari” (espíritus), quizás por eso hay cierta fuerza espiritual en cada uno de sus paisajes.

 

En este parque hay pocas carreteras y el principal medio de transporte es las canoas o curiaras, en las que se navega es el escenario en el que naturalmente confluyen el río Orinoco y el Caroní.

 

Desde su sector oriental hasta el occidental, el Parque Nacional Canaima posee 47 atractivos turísticos del país, hasta llegar a las fronteras con Guyana y Brasil. 65% de su extensión está conformada por tepuyes, además de acantilados y caídas de agua.

 

Aunque el Monte Roraima es el más alto y fácil de escalar de todo el parque, el más visitado es el Auyantepuy, porque en él se ubica el Salto Ángel.

 

Saltos como El Sapo, El Sapito, Yuri, El Encanto, El Danto, Kukenán, Kama merú, Karuay están en este parque en el que además hay disponibles quebradas, balnearios, cuevas y las costumbres de las comunidades indígenas: Kavac, Kamarata, Wareipa, Avak, Santa Cruz de Apuken, Kanwaripa, La Maloca, San Francisco de Yuruaní y Wonken.

 

En Canaima, además de todo lo antes descrito, podrás disfrutar de un clima frío y húmedo, pero también de un radiante sol. Actualmente, diversas excursiones salen desde ciudad Bolívar en una carretera asfaltada que atraviesa el parque desde Puerto Ordaz hasta Santa Elena de Uaire, sin embargo hay muchas zonas que solo pueden visitarte por vía fluvial y aérea.

 

Prensa Ecosocialismo y Aguas / Rossanny Salazar/ Delta Amacuro, 12.06.2018

Noticias Relacionadas