En la población de Sabaneta, en el llano barinés, el 28 de julio de 1954 nació Hugo Rafael Chávez Frías, líder inmortal de la Revolución Bolivariana. Quien dio un giro al rumbo político de Venezuela e influyó en los procesos de cambio vividos en América Latina durante los últimos años, siguiendo el ideal de integración del Libertador Simón Bolívar.

De pequeño soñaba con ser pintor, también pelotero. El anhelo de convertirse en un reconocido beisbolista lo acompañó al ingresar a la Academia Militar en el año 1971. En ese lugar fue forjando ideales de justicia y libertad, se sensibilizó ante el padecimiento del pueblo venezolano, se acercó a la lectura de grandes libertadores y revolucionarios y así fue descubriendo que su destino era otro: convertirse en un soldado leal a la patria y a su gente.

Hugo Chávez irrumpió en la escena política venezolana aquel 4 de febrero de 1992, cuando tradujo el clamor del pueblo que resistía ante las medidas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional a través del gobierno de Carlos Andrés Pérez. Los escasos minutos que estuvo ante los medios para solicitar a quienes lo acompañaron en esa rebelión que depusieran las armas y para aceptar la responsabilidad de los hechos, afirmando que “por ahora” los objetivos no habían sido logrados, bastaron para que se convirtiera en el referente de la lucha revolucionaria de finales de los noventa.

Luego de dos años en prisión, salió a recorrer el país, despertando la conciencia del pueblo que lo hizo vencedor en las elecciones presidenciales de 1998. Desde su llegada al poder, impulsó transformaciones en lo político, social, económico y cultural, de las que los venezolanos y las venezolanas se convirtieron en protagonistas.

Guiado por una gran sensibilidad social, ideó misiones sociales destinadas a reivindicar al pueblo históricamente marginado y excluido. De igual forma, fue líder y promotor de alianzas de la región, trayendo al siglo XXI el sueño de Bolívar de la América unida.

Chávez ecosocialista

En reiteradas oportunidades, dejó en claro su defensa de los derechos ambientales y su oposición al sistema depredador que pone en riesgo el futuro del planeta. Bien recordada es su participación en la cumbre de Copenhague donde expresó: “No cambiemos el clima, cambiemos el sistema y en consecuencia empezaremos a salvar el planeta”.

Creó la Misión Árbol, orientada a involucrar a las comunidades en la “recuperación, conservación y uso sustentable de los bosques”. Y legó como quinto objetivo histórico del Plan de la Patria: “Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana”.

El Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec), conmemora hoy los 64 años del nacimiento del “arañero de sabaneta”, líder, comandante eterno y referente de la Revolución. El “comandante de las ocho estrellas, creador del Alba y de la aurora Latinoamericana y Caribeña”, como dijera hace unos años el poeta Earle Herrera.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Inparques / Sara Ramos