07 de julio: Día Mundial de la Conservación del Suelo

El Instituto Nacional de Parques (Inparques), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo (Minec), conmemora este 07 de julio, el Día Mundial de la Conservación del Suelo, en memoria del Dr. Hugh Hammond Bennet, investigador estadounidense que trabajó constantemente en busca de la preservación de la integridad del recurso natural.

Entendemos por suelo, a las diferentes capas de material orgánico o no orgánico que componen la corteza terrestre y sobre las cuales se desarrolla la mayor parte de los ciclos vitales conocidos.  Tales, son son esenciales para el mantenimiento de la biosfera (la parte de la Tierra donde existe vida), así como para la regulación del clima.

Existen diferentes tipos de sedimentos, que en general, están compuestos en más de un 90% de materia mineral, mientras que el resto es materia orgánica, siendo la mayoría de ésta hongos, algas, bacterias y actinobacterias.

Estas  realizan importantes funciones como renovar la reserva de nutrientes del terreno, es decir, conservar su fertilidad. Cumliendo importantes funciones como sustentar las producciones agrícolas y ganaderas o almacenamiento de carbono.

 

 

Igualmente, se pueden clasificar según su textura fina o gruesa, la igual que floculada, agregada o dispersa, lo que define su porosidad, la cual permite una mayor o menor circulación del agua y, por lo tanto, la existencia de especies vegetales que necesitan concentraciones elevadas de agua o de gases.

También poseen características químicas, debido a su poder de absorción de coloides y por su grado de acidez (pH), que aprueba la existencia de una vegetación necesitada de ciertos compuestos.

Los suelos se pueden deteriorar a causa de fuertes y constantes lluvias. Estas van efectuando el proceso de lavado (lixiviado), quitándole todos los nutrientes que necesita para poder ser fértil, ocasionando que los árboles no puedan  crecer, produciendo la fase de deforestación que conlleva como consecuencia la desertificación.

En Venezuela, se agrupan en suelos zonales,  azonales,  intrazonales,  de zonas áridas, semiáridas, además, se genera  la llamada erosión, meteorización y formación.

“la tierra productiva es nuestra base, porque cada cosa que nosotros hacemos comienza y se mantiene con la sostenida productividad de nuestras tierras agrícolas”.- Dr .Bennett

 

Prensa Ecosocialismo (Minec)/ Inparques/ Abigail Esteves