Parque Nacional Chorro El Indio celebra 29 años como espacio protegido

Enmarcado en la Sierra La Maravilla, al este de la ciudad de San Cristóbal, se encuentra el pulmón vegetal de la capital tachirense: el Parque Nacional Chorro El Indio, un espacio protegido bajo resguardo del Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec), que hoy conmemora 29 años de haber sido decretado.

Con el objetivo de proteger una porción del territorio que contiene recursos biológicos, hidrológicos, geológicos, culturales y paisajísticos de relevancia regional y nacional, este parque fue establecido el 7 de diciembre de 1989, abarcando áreas de los municipios San Cristóbal, Sucre, Cárdenas y Andrés Bello del estado Táchira y una superficie de 11.067 hectáreas (ha).

En el año 1992 se realizó una ampliación del espacio protegido, mediante un decreto extraordinario, alcanzando las 16.680 ha. Sin embargo, pobladores de las zonas incluidas en dicha ampliación solicitaron ante el Tribunal Supremo de Justicia la nulidad de este decreto y, en efecto, fue anulado en el año 2003.

Al respecto, Iván González, actual coordinador de Chorro El Indio y funcionario de Inparques desde hace 25 años, señaló que “en ese momento surgió un conflicto porque en la ampliación se incluyeron comunidades ya establecidas en esas zonas y éstas requerían de servicios y la realización de actividades restringidas por el decreto 276 (Reglamento Parcial de la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio sobre la Administración y Manejo de Parques Nacionales y Monumentos Naturales)”, destacando además, que en la cuarta república se tomaban decisiones “a la ligera”, sin considerar las necesidades ni la opinión del pueblo.

Espacio natural entre lo real y lo mágico

Los cuentos, tradiciones y leyendas que rodean a este parque nacional hacen de este un lugar casi “mágico”. En tiempos de la Colonia, el área noroccidental del parque era un Camino Real de los españoles para el paso de recuas o animales de carga.

Por otro parte, una de las leyendas más significativas del lugar destaca que en esa zona existían dos etnias rivales y el hijo de un cacique se enamoró de la hija de otro cacique. Cuando el padre de la joven se enteró, asesinó al muchacho, causando gran dolor en su hija, quien lloró y lloró de forma desconsolada y ese llanto dio origen a la famosa cascada Chorro El Indio, uno de los lugares más concurridos de la región por su singular belleza.

Riquezas naturales

El parque es poseedor de un enorme potencial hídrico, destacando las quebradas Chorro El Indio, La Lindera, La Aza, La Bermeja, La Potrera, La Parada, La Machirí, La Chivata, La Blanca, La Chaucha, La India, La Chirles, Las Almendras, La Honda, La Negra, La Brava, El Morretón y los ríos Zúñiga y Potosí. Además, el parque surte al Acueducto Regional del Táchira que abastece al 70% de la población del estado, así como a numerosos acueductos rurales y sistemas de riego.

Es también un reservorio de fauna silvestre, pues en él habitan especies como venado matacán (Mazama americana sheila), oso frontino (Tremarctos ornatus), báquiro, zorro guache (Nassuella olivasea), picure (Dasyprocta variegata), oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), perezosa (Badypus tridáctila), cuchicuchi (Potos flavus), faro (Didelphys albiventris), zorro manilabado (Procyon cancrivorus), cunaguaro (Leopardus pardalis), ardilla (Sciurus granalenses), lapa (Agouti paca), pava negra (Aburria aburri) paují copete de piedra (Pauxi pauxi), guacharaca (Ortalis ruficauda), gavilán habado (Ictinia plúmbea), y reptiles como: mapanare terciopelo (Bothrops asper), coral (M. dumerilii), macaurel (Corallus ruschenbergerii), bejuca (Oxybelis aeneus), mariposa azul (Morpho helenor), entre otras especies de interés biológico.

Actualmente, se trabaja en el proyecto de Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso (PORU) de este espacio protegido, para de esta forma realizar un mejor manejo en la administración del uso territorial.  En el aspecto técnico se ha avanzado lo suficiente en la caracterización de las zonas y la revisión de áreas, según indicó González. “Ahora estamos en el proceso de interacción con las comunidades, prestadores de servicio y productores que hacen vida dentro y en las zonas aledañas al parque, quienes entienden que éste necesita el PORU para una mayor protección”, destacó.

Poder Popular en acción

El pueblo organizado de las comunidades aledañas a Chorro El Indio ha sido actor fundamental en el mantenimiento de las vías que conducen al parque y otras áreas. Así, de la mano con funcionarios del Instituto se realizan jornadas de forma permanente.

Cabe destacar que “las comunidades se sienten comprometidas y ahora ven a Inparques como aliado y orientador en la protección de este pulmón de la ciudad. Comprenden la dimensión de su reserva hídrica y por eso están sumadas a las labores de conservación”, puntualizó González.

Sin duda, el parque nacional Chorro El Indio es un espacio de encuentro de las familias tachirenses para disfrutar del contacto con la naturaleza y para realizar actividades físicas al aire libre. Además, es uno de los destinos turísticos predilectos del estado andino, donde se apuesta al turismo sustentable o al agroturismo como alternativa al turismo invasivo y depredador.

Al conmemorarse 29 años de su decreto como espacio bajo resguardo, Inparques insta a todos y todas los que deseen visitar este lugar, a hacerlo con el respeto debido hacia sus riquezas naturales y garantizar la “armonía perfecta pueblo – naturaleza”.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Inparques / Sara Ramos

Noticias Relacionadas