Bajo el Decreto Ejecutivo número 1.686 del 7 de marzo del año 1974 y bajo el número de Gaceta Oficial 30.349 de fecha 11 de marzo del mismo año, tomó carácter jurídico el Parque Nacional Aguaro Guariquito.

Protegido por el Instituto Nacional de Parques (Inparques) ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo (Minec), su declaratoria parte del objetivo de preservar una muestra representativa de los Llanos Centrales, Altos y Bajos de la Nación, y cuenta con una extensión de 585 mil 750 hectáreas (ha), lo que lo convierte en uno de los más grandes de Venezuela.

El Parque Nacional Aguaro Guariquito se ubica en el estado Guárico, específicamente al Norte con tierras del alto llano central, al Sur con los ríos Aguaro y Guariquito, al Oeste con el río San José y el río Guariquito y al Este con la carretera nacional Cabruta y el río Aguaro.

Entre las muestras destacadas para su conservación se pueden encontrar morichales donde domina la palma de moriche (Mauritia Flexuosa), que se asocia con un tapizado de ciperáceas, gramíneas y fruticosas melastomatáceas, esta palmera crece hasta 24 metros y más de altura y es utilizada para la elaboración de hamacas, mecates y cestas, otra palma más pequeña que abunda en estos morichales es la macanilla Bactris.

Igualmente abundan los bosques siempre verdes, sabanas, esteros y lagunas, a su vez, la protección de este espacio natural garantiza la supervivencia de especies animales y vegetales amenazados en peligro de extinción además de contribuir al desarrollo regional a través de los recursos naturales.

Los paisajes  y ecosistemas aludidos de los llanos altos  del Parque Aguaro Guariquito  son muy frágiles, esto se debe a la alta susceptibilidad a la erosión y particularmente a los incendios forestales que se producen reiteradamente en la época de sequía.

Los bosques de galería también forman parte de este espacio protegido, diferentes a los morichales no inundables existiendo dentro de los mismos, árboles como el uvero (Coccoloba caracasana), el trompillo, (Guarea guidonea), el guarataro (Vitex orinocensis) por mencionar algunos, y entre las gramíneas es común la caña brava (Gyneryum sagitattum) y las guasdua (Guadua latifolia) que es una gramínea gigante.

En cuanto a la fauna de este Parque Nacional, es abundante y muy variada, sobretodo en sus llanos bajos, donde se encuentran más ecosistemas y mayores posibilidades de hábitats, su extensa red hidrográfica hace posible el desarrollo  de una inmensa riqueza de especies acuáticas como los peces; pavón, cachamas y morocotos.

Asimismo, se pueden encontrar el coporo, la vieja, el caribe y el temblador, a su vez, distintas variedades de bagre también habitan en los ríos de este parque, en los caños profundos están presentes las toninas o delfines de agua dulce, en zonas inundables se hallan anacondas y galápagos, mientras que en los bosques de galería abundan el mono araguato, el oso hormiguero, chigüires, cachicamos o armadillos.

También entre los reptiles están la iguana, el mato tejú, el caimán del Orinoco y las babas, una especie muy distintiva de este parque es la culebra anaconda al igual que la tragavenado. Por su parte, la avifauna es muy extensa resaltando una gran variedad de garzas con más de diez especies representadas.

Inparques celebra la mejestuosidad del Parque Nacional Aguaro Guariquito, instando a la conservación y preservación del mismo, en aras, de mantener el equilibrio de la flora y fauna que allí hace vida.

Prensa Inparques / Bárbara Rodríguez

Fotografías / Archivo Inparques

Contacto / laraprensainparques@gmail.com 

 

Noticias Relacionadas